Adicciones

El término adicción es utilizado en un amplio abanico de contextos para describir una inclinación, una obsesión, una obligación o una dependencia física o psicológica excesiva. Algunos ejemplos de adicción pueden ser la adicción a las drogas (drogadicción), los videojuegos, el juego (ludopatía), al tabaco (tabaquismo), al alcohol (alcoholismo), en el ordenador, a la pornografía, al comida, entre otros.

En terminología médica, una adicción es un estado en que el cuerpo depende de una sustancia para funcionar normalmente, y desarrolla una dependencia física hacia esta, como en el caso de la drogadicción. Cuando la droga o la sustancia de que alguien depende se le retira, esto causa en el enfermo un síndrome de abstinencia, que presenta un conjunto característico de síntomas.

En el campo de la psicología, una adicción no está asociada necesariamente con un uso abusivo de una sustancia, ya que esta forma de adicción se puede generar incluso siguiendo la medicación de un tratamiento médico convencional, prescrito por un médico.

Tipos de adicciones

La sensación de bienestar o placer que produce el consumo de algunas sustancias es provocada por transformaciones bioquímicas en el cerebro, de tal manera que la ausencia de consumo provoca el efecto contrario: malestar generado por la falta de químicos que alivien la tensión.

El placer que provoca la sustancia al adicto es poco duradero y según transcurre el tiempo, el placer es menor. Esta insensibilización progresiva se denomina tolerancia

Si las drogas se usan como una huida de problemas que no se saben resolver, la probabilidad de adicción es mucho más alta que si es por motivos lúdicos. Aunque siempre hay, en mayor o menor medida, algún tipo de riesgo.

Alcoholismo

El alcoholismo es una dependencia con características de adicción a las bebidas alcohólicas. Su causa principal es la adicción provocada por la influencia psicosocial en el ambiente social en el que vive la persona. Se caracteriza por la necesidad de ingerir sustancias alcohólicas en forma relativamente frecuente, según cada caso, así como por la pérdida del autocontrol, dependencia física y síndrome de abstinencia.

El alcoholismo supone un serio riesgo para la salud que a menudo conlleva el riesgo de una muerte prematura como consecuencia de afecciones de tipo hepáticas como la cirrosis hepática hemorragias internas, intoxicación alcohólica, hepatocarcinoma, accidentes o suicidio.

El alcoholismo no está fijado por la cantidad ingerida en un periodo determinado: personas afectadas por esta enfermedad pueden seguir patrones muy diferentes de comportamiento, existiendo tanto alcohólicos que consumen a diario, como alcohólicos que beben semanalmente, mensualmente, o sin una periodicidad fija. Si bien el proceso degenerativo tiende a acortar los plazos entre cada ingesta.

Los problemas sociales que se derivan del alcoholismo pueden incluir la pérdida del puesto de trabajo, problemas financieros, conflictos conyugales y divorcios, condenas por crímenes tales como conducción bajo la influencia del alcohol, desórdenes públicos o maltratos, marginación, falta de respecto de gente que llega a ver en el alcoholismo como un mal que el alcohólico se inflige a sí mismo y que ven como fácilmente evitable. Estudios exhaustivos, muestran que el alcoholismo no sólo afecta a los alcohólicos sino que puede afectar profundamente a cualquier persona de su comunidad que esté a su alrededor.

Tabaquismo

El tabaquismo es la adicción al tabaco provocada, principalmente, por uno de sus componentes activos, la nicotina; la acción de esta sustancia acaba condicionando el abuso de su consumo. El tabaquismo es una enfermedad crónica sistémica perteneciente al grupo de las adicciones y está catalogada en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-IV de la American Psychiatric Association.

Actualmente se cree que es la principal causa mundial de enfermedad y mortalidad. Se considera una enfermedad adictiva crónica con posibilidades de tratamiento.

Según la Organización Mundial de la Salud el tabaco es la primera causa de enfermedad, invalidez y muerte prematura del mundo. En Europa el tabaquismo provoca cada año 1,2 millones de muertes. Está directamente relacionado con la aparición de 29 enfermedades, de las cuales 10 son diferentes tipos de cáncer, y es la principal causa del 95% de los cánceres de pulmón, del 90% las bronquitis y de más del 50% de las enfermedades cardiovasculares.

Dependencia moderada-intensa: consumo de más de 20 cigarrillos al día, fuman el primer cigarrillo en la primera media hora después de levantarse.

Dependencia leve: consumo de menos de 20 cigarrillos al día, fuman el primer cigarrillo después de media hora de levantarse.

Drogodependencia

La drogodependencia o drogadicción es un tipo de adicción considerada como enfermedad crónica, recurrente y tratable que consiste en el abuso de drogas, a menudo ocasiona daños en la salud.

Para poder ser diagnosticada como tal, la dependencia a sustancias debe comportar un patrón desadaptativo de consumo que conlleva malestar o deterioro (físico, psicológico o social) y junto al que se deben dar, al menos, tres de los siguientes criterios en algún momento de un período continuado de 12 meses.

Tolerancia

Síndrome de abstinencia al interrumpir o reducir el consumo

La sustancia es consumida en cantidades mayores o durante más tiempo del que se pretendía en un principio

Hay un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de interrumpir el consumo o de controlarlo

Se usa mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia, consumo o recuperación de sus efectos

Se da una importante reducción de las actividades cotidianas del sujeto debido a la ingesta de la sustancia

Se continúa consumiendo la sustancia a pesar de tener conciencia de sus potenciales riesgos

Estos criterios se refieren tanto a aspectos relacionados con la dependencia física como con la psicológica.

 

Contacta o llámanos

2 + 12 =

Ja oferim sessions presencials, però si prefereixes quedar-te a casa, també seguim amb les sessions online.
Abrir chat